El examen optométrico II: refracción y acomodación

941 31 08 89
El examen optométrico II: refracción y acomodación

Ya sabes que además de tener servicios de joyería y relojería en Haro somos ópticos y podemos graduar tu vista y comprobar si todo funciona bien. En la entrada anterior te hablamos de la primera parte de un examen optométrico, que mide la agudeza visual.

Hoy vamos a seguir viendo este procedimiento para que sepas lo que te vas a encontrar si nos haces una visita para examinarte los ojos. Ante cualquier duda, no dudes también en llamar a Óptica Santamaría: te atenderemos encantados.

Además de poder medir cuál es tu agudeza visual, podemos analizar la refracción del ojo, es decir, el tipo de anomalía que hace que no puedas enfocar nítidamente y sin esfuerzo los objetos lejanos.

Si has notado problemas y se trata de una revisión temprana, quizá aún no conoces cuál de estas situaciones es la tuya: puede que seas hipermétrope, es decir, que no puedas enfocar con el ojo relajado, lo que afectará sobre todo a la visión de cerca; que seas miope y te cueste ver a lo lejos, por lo que puedes no haberte dado cuenta; o que tengas astigmatismo, un problema que distorsiona las imágenes tanto cerca como lejos, y sobre todo durante la noche.

En un examen completo de optometría puedes ver también la acomodación de tus ojos, la capacidad de enfocar a distintas distancias, que hará que no nos agotemos en tareas de cerca y que podamos cambiar sin problemas y rápidamente de lejos a cerca o viceversa.

Si finalmente necesitas gafas graduadas o lentes de contacto, en nuestro centro de joyería y relojería en Haro podrás comprarlas y adaptarlas a ti.